• Alejandro Ramírez

¿Cómo hacer un presupuesto de viaje?

Crear un presupuesto es de lo más estresante a la hora de planear un viaje, y más cuando se trata de uno al exterior. Por otro lado, cuando se presupuesta de la manera usual, se pierde flexibilidad de hacer cosas diferentes a lo normal en el destino. Mi viaje de 120 días por Europa y el Sudeste Asiático me enseñó mucho de esto, y, un ejemplo de esto fue mi estancia en París. Gracias a mi forma de planear el presupuesto, pude disfrutar de actividades muy diferentes como un tour en el barrio de Montmartre o un recorrido nocturno por el río Sena. No son mejores mis actividades a las típicas (Mirador Torre Eiffel o Museo del Louvre), simplemente son diferentes, y, en mi caso, las disfruté más.

Barrio Montmartre en París
Barrio Montmartre en París
¿Cómo planear tu presupuesto de viaje?

En esta entrada les dejo la mejor forma para planear un presupuesto de viaje, con la suficiente flexibilidad para hacer diferentes actividades sin sufrir con el bolsillo. Si lo organizamos por rubros, el presupuesto de viaje debe estar organizado así:


Tiquetes: es lógico incluirlo de primero y es el rubro que va a ocupar una parte importante del presupuesto. No hay mucho que decir sobre esto, tan solo recordar que es importante agregar el costo de equipajes y extras que las aerolíneas bajo costo están dejando por fuera del precio inicial del tiquete. De todas formas, aunque no haga parte del objetivo de la entrada, siempre recomendaré ir ligero de equipaje a cualquier destino.

Los tiquetes es el primer rubro a planear
Los tiquetes es el primer rubro a planear

Emergencias: algo que aprendí con el tiempo es que no importa lo precavidos que seamos, siempre tendremos situaciones que van a salirse de nuestro control, una de las más típicas sería perder un vuelo, que, en mi caso personal, ha sido cada día más fácil de controlar dado que mis finanzas se encuentran bajo control de un presupuesto bien realizado. El rubro de emergencias es mejor tenerlo y no usarlo, pues, en caso de que pase algo, lo vamos a afrontar de una manera más tranquila porque, de cierta manera, lo esperábamos. Algunas emergencias pueden ser perder vuelos, buses o trenes, tener una multa (en Europa son estrictos con esto), costos no esperados de entrada o visado a un país, entre otras.


Gastos diarios: tener un estimado de los gastos diarios es la mejor forma de manejar nuestro dinero, nos brinda flexibilidad y nos ayuda a organizarnos para viajar. Para poder lograrlo, debemos realizar una investigación previa de cuanto nos costará hospedarnos, alimentarnos, transportarnos, entretenernos y demás. Esta búsqueda previa se puede ver extenuante, afortunadamente contamos con un montón de páginas para hacerlo, en el caso de hospedajes, basta con una mirada por Booking.com o Hostelworld.com, y, para lo demás, el uso de Google Maps y TripAdvisor nos da acceso a los precios y menús de todos los restaurantes recomendados por los viajeros, en donde podremos filtrar por precios, calificaciones, cercanía con los sitios turísticos o con el hospedaje, al igual que tener información reciente y de primera mano de diferentes actividades de entretenimiento que hay por allí.


Gastos extra: aparte de los que mencioné arriba, siempre hay rubros que se salen de la flexibilidad de un presupuesto diario. Algunos ejemplos serían los seguros internacionales (en caso de que sea un viaje al exterior), los gastos de visado y/o requisitos de entrada a un país (aquí hay una gran herramienta para mirar esos requisitos de entrada a diferentes países, dependiendo la nacionalidad), alguna compra especial que se quiera hacer, o, en mi caso personal, como me gusta bucear, siempre debo disponer de un presupuesto específico para esto. La recomendación en este caso es que estos gastos deben estar correctamente especificados dentro del formato que se utilice y tener un pequeño margen de maniobra, así no se sufre si este gasto se excede.


Actividades adicionales específicas deben planearse como gasto extra, en mi caso, el buceo
Actividades adicionales específicas deben planearse como gasto extra, en mi caso, el buceo
¿Por qué planear a través del rubro de gastos diarios es la mejor opción?

Porque podemos ponerle prioridad a las cosas que nos importan. Teniendo una cantidad fija por día, será más fácil organizar nuestras actividades diarias y empezar a jugar con el tiempo de estancia en el que vamos a estar en un destino, ya que, si vamos a estar una semana o seis meses de viaje, nos será muy fácil estimar cuanto y como vamos a distribuir el dinero, basta con multiplicar esa cifra diaria por el número de días que estaremos allí, y así poder ir estimando día a día cuanto nos debemos gastar, si podemos darnos algún lujo gastronómico, tomar un tour que nos llamó la atención y no sabíamos en el momento de la planeación del viaje o comprar un antojo por ahí.


Además, el cerebro funciona mejor haciendo cuentas con una sola cifra en la cabeza, ¿o se pueden imaginar ustedes descontando gastos de un presupuesto de alimentación, hospedaje, transporte y entretenimiento, todo al tiempo? No solo no va a funcionar, sino que se va a volver una tarea agotadora que posiblemente dejemos de hacer pasados los días, y que eso tenga consecuencias en perder el control de nuestro presupuesto, que nos llevará a un seguro dolor de cabeza al final del viaje cuando las tarjetas de crédito estén reventadas.


Un ejemplo

a comienzos de año hice un viaje de 75 días a Europa, donde me había presupuestado 70 euros al día para mis gastos diarios. Retomando mi estancia de cinco días y cuatro noches en París, que es una de las ciudades más caras de Europa, mis gastos fueron así:

  • 25 euros por noche de cuarto compartido en hostal: 100 euros

  • 10 euros por un Walking Tour por la ciudad: 10 euros

  • 15 euros por un tour en el barrio de Montmartre: 15 euros

  • 15 euros por un tour nocturno en el río Sena: 15 euros

  • 20 euros alimentación diaria (se puede lograr si van al barrio Latino): 100 euros

  • 16,9 euros de transporte en metro (pase de 10): 16,9 euros

Estos gastos fueron casi todos hechos el primer día, quiere decir que me gasté casi 200 euros al principio, lo cual me habría reventado un presupuesto de rubros porque me excedí en el presupuesto de hospedaje, que había sido de 15 euros a lo largo de Europa, y no contaba con que haría más de un tour allí (normalmente solo pagaba un Walking Tour por ciudad europea a la que iba, es decir, unos 10 euros por ciudad). Sin embargo, en mi estancia en París pude estar muy tranquilo ya que mi presupuesto de gastos diarios era de 70 euros, significa que durante los 5 días tenía derecho a gastarme 350 euros en total, es decir, llevando esos rubros a mis gastos diarios, todavía podía gastarme alrededor de 20 euros más al día…lo cual no hice, porque la idea de un presupuesto es gastar menos ¿Notan la diferencia? Eso sí, lo importante para que este presupuesto de gastos diarios nos funcione es llevar nuestras cuentas claras en una agenda día a día.


Un último tip. A la hora de planear viajes al exterior, independiente del país al que estemos viajando, el presupuesto debe estar pensado y ejecutado en dólares o euros, no en nuestro querido y depreciado peso colombiano, ¿por qué? Porque el que convierte no se divierte.


Posdata: estuve tan entretenido en París que se me olvidó ir al Louvre, así que lo dejé como excusa para volver 🤯

Entradas Recientes

Ver todo

¡Bienvenido a ElRami.com!