• Alejandro Ramírez

El karma de tener Paypal en Colombia.

Paypal, la famosa plataforma de pagos con 325 millones de usuarios activos que, según su página, busca democratizar los servicios financieros y empoderar a personas y empresas a ingresar en la economía global, parece no incluir a Colombia dentro de su ambiciosa misión. Usar Paypal en Colombia para recibir pagos internacionales es un martirio, y no parece haber un cambio de tendencia, al menos en el corto plazo.


El contexto: para recibir un pago recurrente por un trabajo que realizo de manera remota, abrí una cuenta de Paypal. Nunca la había explorado, tan sólo intenté crearme una cuenta, hace unos años, porque estaba varado en el exterior y necesitaba llegar a un aeropuerto. Creé la cuenta y empecé a recibir el monto recurrente mes a mes, hasta ahí, me pareció maravilloso el proceso: se genera un link de cobro personalizado, y el pago es inmediato, más se demora el correo de confirmación de quién realiza los pagos que Paypal en realizar la transacción, y, de hecho, si Colombia no fuera un país tan complicado, este post sería para hablar de las ventajas y no del karma de tener Paypal acá.


El primer pago necesitaba trasladarlo a mi cuenta de ahorros colombiana, había escuchado que son varias las posibilidades de depositarlo desde Paypal, ya sea directo a la cuenta o a través de Nequi, opté por la primera, porque la comisión de Nequi es muy cara (+10 USD) en comparación con la transferencia bancaria (1 USD), y emprendí una titánica tarea que tomó más de una semana entre mi solicitud y que la transacción se hiciera efectiva, lidiando con bancos y con intermediarios.


El proceso es así, Paypal realiza todos los pagos a Colombia a través de un intermediario financiero llamado Financiera Pagos Internacionales S.A. (recientemente adquirida por Banco W) que debe contactar en un día hábil al usuario para continuar con el proceso, según la comunidad de Paypal, a veces contactan a tiempo, a veces no, en mi caso, no lo fue. El intermediario solicita un proceso de legalización de los pagos, y, a pesar de que es un intermediario legal, su trámite se ve sospechoso y carece de recursos tecnológicos: hay que llenar, firmar y poner la huella dactilar a un formulario, enviarlo por correo junto con la copia de la cédula y esperar otros cuatro días hábiles para que el intermediario haga la consignación (¡casi piden autenticar el formato ante un notario!). Lo peor de todo es que los Bancos colombianos no tienen ni idea de la existencia de este proceso, lo sé, porque con mi Banco demoré al teléfono unos 20 minutos tratando de descifrar este paso del proceso, sin obtener ninguna respuesta.


Pero Paypal no es sólo un monedero virtual, también es un motor de pagos online muy potente. Lo experimenté haciendo unas compras para mi hermana, que vive en Nueva Zelanda, y me asombró lo efectivo que es, tomó cinco segundos hacer la compra y confirmarla a través de Paypal, solo tuve que ingresar mis datos a la plataforma de comercio electrónico neozelandés, una verificación de dos pasos en mi celular, y eso fue todo, en cinco segundos logré hacer una compra al otro lado del mundo, sin necesidad de pagar una comisión por compra extranjera o perder algunos pesos por la volatilidad del dólar.


A pesar de lo efectivo que es, en Colombia, Paypal está ante el peor escenario posible para funcionar ¿saben cuántos comercios electrónicos reciben Paypal como medio de pago? ¡NINGUNO! Mercadolibre, que sí recibe Paypal en Argentina y México, no lo admite en Colombia, y menos lo admite PayU, que incluso tiene una comunidad de desarrolladores dentro de Paypal. Pareciera que todas las plataformas de pagos en Colombia están centralizadas en dos opciones: tarjeta de crédito, que es seguro y rápido, pero al menor error, hay que lidiar con bancos, y eso no siempre es una buena idea, o el botón de pago de PSE, que es lento, no tiene ninguna aplicación que te informe en tiempo real tus movimientos, y que no admite transferencias internacionales.


En síntesis, el hecho de que tener Paypal sea un karma en Colombia, es tan sólo una muestra de la incipiente conexión del país con el mundo en materia financiera. Son muchas las brechas que se podrían romper si se permitiera una integración de plataformas como Paypal o Stripe. Por dar un ejemplo, la llegada de actores de este tipo le permitirían a los pequeños y medianos negocios tener más compradores internacionales, con transacciones seguras, fáciles de rastrear, y sin necesidad de perder entre 15 a 30 % en comisiones, lo que ayudaría un montón al aumento de la competitividad del país, además, si estos actores lograran entrar con más fuerza a Colombia, a las entidades financieras tradicionales no les quedaría otra opción que bajar sus tarifas, así como mejorar en algo sus abusos en el servicio al cliente. Nubank está entrando a quitarle 200 mil usuarios al sistema financiero, pero esto no es suficiente.


¿Será que la Superintendencia Financiera ya estará pensando en esto? ¿o su trabajo consiste en resolver los abusos de los bancos y sacar guías de buenas prácticas que a nadie le importan? Esperemos que sí, por ahora les puedo decir que ese dinero en Paypal me sirve para tener un ahorro que se traduce en tiquetes en un futuro, porque Skyscanner parece que sí lo admite.

Entradas Recientes

Ver todo

¡Bienvenido a ElRami.com!