Los consejos de otros para buscar empleo.

Ya se nos fue el primer mes del 2021, el desempleo en el país está bajando, pero no a los ritmos que quisiéramos. Y si bien, no tengo acá una solución estructural, como me gustaría, adquirí mucha experiencia durante un desempleo de casi seis meses, con el plus de vivir la mitad de este en la vida que conocíamos y la otra mitad en pandemia.


Varias personas me han pedido algunos consejos, en empleabilidad no soy el más experto, pero he tenido el gusto de leer a muchos que sí lo son, y aquí les dejo algunos consejos que ellos dan, y que espero que logren darles rumbo a todas las personas que le apuestan por encontrar su oportunidad profesional en este año.


“El que no sabe para donde va, cualquier camino le sirve”, es un consejo raro, muchas veces intuitivo y maternal, pero no se imaginan la cantidad de veces que lo mencionan en varios cursos, libros de empleabilidad y marca personal que consulté, y tiene mucha relevancia a la hora de buscar empleo. Muchas veces uno ve publicaciones en LinkedIn de personas que suben sus hojas de vida y etiquetan a montones de empresas. Es entendible la frustración al estar sin trabajo, sin embargo, es una practica errónea porque no nos enfocamos en el trabajo que soñamos sino en el trabajo que salga primero, lo cuál puede desembocar en una mala experiencia profesional (o incluso en un fraude).


Enfocar la búsqueda arranca por definir mis objetivos profesionales (lo que quiero), mis habilidades profesionales (lo que ofrezco) y el lugar de trabajo donde quiero alinear ambas. Luego de esto, mi búsqueda debe enfocarse en explorar todas las posibilidades para lograr esa primera llamada de contacto del lugar soñado, arrancando por la hoja de vida, la cuál es un instrumento que debe contar con palabras clave en todo su contenido, que reflejen el profesional que soy, y que sea lo suficientemente estratégica para cumplir el único objetivo que tiene la misma: que nos llamen a una entrevista. Enfocar la búsqueda profesional hacia el trabajo soñado no nos garantiza de entrada que lo vamos a conseguir, pero es una puerta de entrada muy valiosa para afinar esa búsqueda, sobre todo porque nos brinda mayor seguridad a la hora de aplicar a vacantes, una seguridad que vamos a reflejar en una entrevista, y que, de seguro, nos va a apalancar sobre los demás candidatos para obtener esa vacante.


Haz más de lo que todo mundo esté haciendo para encontrar empleo. A la hora de buscar trabajo, ¿en qué piensa el 90 % de las personas? Así es, en portales de empleo, en vacantes que encontramos por LinkedIn o que nos envían las redes de contacto. Entonces, nos dedicamos todo el día a mandar nuestra hoja de vida a todas las vacantes, a aplicar a todas las oportunidades que encontremos y que medio se nos ajusten en los portales de empleo, pero nunca nos llaman, y empezamos a despotricar que la culpa es de las empresas porque no contactan y no ven mi potencial como profesional.


Los portales de empleo sí funcionan, mi trabajo más reciente lo conseguí gracias a uno, pero debemos entender que, para triunfar en nuestra búsqueda a través de estos, debemos ser muy enfocados con las palabras clave que ponemos ahí. El primer filtro que usan los reclutadores para decantar candidatos es el mismo portal, es decir, de 100 o 200 candidatos que aplican a una vacante por un portal, el reclutador nunca va a revisar el total de las aplicaciones, simplemente va a filtrar para llamar a los cinco o diez candidatos que más se alineen al perfil del trabajo, y estos serán los que más ajustado tengan su perfil al requerimiento de la vacante.


Una búsqueda laboral debe tener incluidos a los portales de empleo, pero no puede ser la única estrategia. Mantener redes de contacto vigentes con amigos, colegas y conocidos también puede ser una gran estrategia, no como un directorio de gente a la que llamo a pedir vacantes cuando estoy desempleado, sino un directorio de valiosas personas a las que les ofrezco valor a través de lo que poseo como profesional, teniendo en cuenta el principio del networking: ofrecer ayuda a los demás antes de pedir ayuda tú. También he escuchado e implementado estrategias más agresivas como ponerse en contacto con quienes son potenciales jefes directos, a pesar de que no he tenido grandes resultados, definitivamente es una recomendación que dan todas las fuentes a las que consulté. En mi caso, trabajarle a mi marca personal ha sido lo más fructífero, en lo que profundizo en el último consejo.


Enfocarse en su marca personal. Si yo les contara que semanalmente recibo una llamada con una oferta laboral, ¿me creerían? Pues, desde que empecé a inyectarle trabajo a mi marca personal en febrero de 2020, este caso se ha vuelto cada vez más recurrente para mí. Las fuentes por las que me contactan son varias: a veces por portales de empleo, otras por LinkedIn, y, en menor medida, por búsquedas orgánicas a mi sitio web. Esta estrategia es la que más cuesta, por eso, el 90 % de las personas se decanta por portales de empleo, porque fortalecer la propia marca requiere mucho tiempo, esfuerzo, y puede llegar a frustrar, mientras que, en un portal, mi satisfacción es aplicar a muchas vacantes, y el resto es culpa de las empresas que no llaman.


Fortalecer la marca personal va más allá de tener un perfil completo de LinkedIn y una hoja de vida con un buen diseño. La marca personal es el emprendimiento más importante de todo ser humano, porque es la manera en la que nos mostramos a los demás, es nuestra tarjeta de presentación, y si la trabajamos de una manera constante, nos va a apalancar nuestra búsqueda laboral por la sencilla razón de que nos permite destacarnos, lo que se vuelve importante para los reclutadores. ¿Cómo la pueden trabajar? Escribiendo un blog, haciendo un streaming en Instagram o creando conversaciones abiertas en la reciente Clubhouse (que promete mucho), y, lo más importante, definiendo cómo queremos mostrarnos a los demás, haciendo que esas palabras clave que he recomendado a lo largo de todo el texto, se conviertan en nuestra misión profesional.


Como adicional, una vez consigan ese anhelado trabajo de sus sueños, mi principal recomendación sería nunca desconectarse de las redes que crearon o de los proyectos personales que emprendieron durante su época de transición profesional. En mantener estos procesos está la clave para reorientar la búsqueda profesional, y ser ese perfil que toda empresa quiere reclutar.

Entradas Recientes

Ver todo

¡Bienvenido a ElRami.com!